Cerca del 90% de las empresas que buscan ocupar una plaza vacante pide como requisito dominar el inglés.

La globalización, la expansión de los negocios internacionales y las empresas están llevando a que muchas compañías demanden profesionales con dominio del inglés en los perfiles top. Consideran que esto hace parte de su formación, que por defecto o predeterminadamente viene incluido en su CV. Por ello, contar una segunda lengua es crucial para el éxito de un ejecutivo.

Pero ello no es todo. Este competitivo mercado laboral incrementa sus exigencias, y en algunos casos solicitan hasta 2 idiomas diferentes al nativo.

Guillermo Winter, presidente de Head Hunters Perú, afirma que para las compañías multinacionales con un negocio global y sedes en países latinoamericanos, es indispensable contar con ejecutivos bilingües puesto que es la única manera de mantener un flujo de comunicación con el nivel local.

“De nuevo, si el perfi l y la posición lo requieren, el inglés será un requisito indispensable además de las otras competencias duras y blandas. Pero también puede ser solo un plus. Sin embargo, hoy cerca del 90% de nuestras búsquedas pide como requisito manejar este idioma”, afi rma.

Con ello coincide Augusto Cáceres Rosell, director de la escuela de posgrado de la Universidad Privada del Norte, quien señala que está altamente demostrado que el inglés es un “must” para un ejecutivo de clase mundial.

Para transmitir visión o planificación. Liderazgo. Las competencias blandas también otorgan un peso importante al CV. Si bien puede tener un inglés de nivel avanzado, pero si su capacidad de liderazgo o trabajo en equipo es baja, no podrá transmitir la visión o planificar al equipo en torno a los objetivos de manera efi caz, de acuerdo a Head Hunters Perú.

“El inglés es el idioma de los negocios. Estudiar otros idiomas es absolutamente positivo. Por ejemplo, tenemos muy cerca a Brasil como fuente potencial de alianzas estratégicas con el Perú. Dominar el portugués podría convertirse en una ventaja competitiva para muchos profesionales”, dice Cáceres Rosell. Agrega que la remuneración de un profesional con maestría se puede duplicar y hasta triplicar. Pero si el profesional conoce un idioma adicional, el porcentaje es mayor porque el mercado laboral valora muchísimo que un candidato tenga entre sus credenciales una maestría y al mismo tiempo maneje idiomas.

EL DATO. Ley. En el Perú, la nueva Ley Universitaria 30220 solicita como requisito para terminar la maestría el dominio de un idioma extranjero o lengua nativa.

Rosario Almenara, vicepresidente de LHH-DBM Perú, señala que este dominio debe ser en la comunicación escrita y en la conversación, asegurando que la persona pueda comunicarse adecuadamente sin filtros en la transmisión de los mensajes en otra lengua y con un claro entendimiento de las partes. “Para ocupar posiciones expectantes en empresas referentes es necesario dominar al menos un segundo idioma. Esto es, en muchos casos, argumento para continuar o no en procesos de selección de ejecutivos. He ahí la necesidad de tenerlo cubierto” dice por su parte Marco Núñez, director de la escuela de posgrado de la Universidad de Lima.

El inglés es el idioma de los negocios. Estudiar otros idiomas es absolutamente positivo, por ejemplo, el portugués”

Y es que en un mercado laboral tan competitivo como el de ahora, el diferenciarse se convierte en una obligación de acuerdo a lo que explica Adriana Huapaya, subdirectora de la escuela de postgrado de la Universidad Científica del Sur. “Las empresas exigen más porque también a ellas se les exige más en el mercado actual”, puntualizó.