90% de gerentes peruanos indican que en su área hubo de 0 a 5 renuncias, durante el 2018.

Un estudio a 181 gerentes de mando alto en Perú reveló cuales son las razones recurrentes por los ejecutivos internacionales. El motivo principal de la renuncia continua es la oferta de trabajo con ascenso y mejora inmediata del sueldo.

Enero de 2019, Lima. Durante el 2018, Head Hunters Perú, firma de búsqueda de talento arriba, realizó una encuesta a 181 ejecutivos con cargos en gerencias altas y medios de diversos sectores del Perú, con el fin de conocer las cifras acerca de la pérdida de talento ejecutivo en las compañías , ya sea por renuncias o despidos.

Participación de los rubros servicios, minería, petróleo, energía, industria y manufactura, consumo masivo, salud y farmacéutico, distribución, logística, comercio minorista, entre otros. El porcentaje más alto de la participación fue en el sector Servicios.

El 90,61% de los encuestados coinciden en su área, renunciando a menos de 5 colaboradores durante el 2018 . Guillermo Winter, Presidente de Head Hunters Perú, dice que es una cifra que no te sorprende debido a un contexto político que ha tenido lugar en el país, que ha motivado a los ejecutivos de los cargos altos a los cautelosos en los puestos y el aplazar sus planes de cambio laboral . ”

De los ejecutivos que sí renunciaron,  el 20% hizo una oferta laboral con una mejora inmediata y un sueldo . Le sigue un 19%, que decidió retirarse en busca de un nuevo desafío. Luego, un 18% renunció para una oportunidad de proyección de carrera. En el cuarto lugar, está el 16% que fue porque no se ha compatible con la cultura corporativa, entre el estilo de liderazgo y el clima.

Ranking de motivos de renuncia principales:

  1. Una oferta laboral con ascenso y mejor sueldo inmediato.
  2. Ganas de un nuevo desafío.
  3. Una oferta con proyección de carrera.
  4. Ya se ha sido compatible con la cultura corporativa, entre el estilo de liderazgo y el clima.
  5. Una mala relación con el jefe directo.

Por otro lado, también se preguntó sobre el caso de los despidos. Al respecto, el 87, 29% (87%) de participantes indicó que, en su área, fueron despedidos de 0 a 5 colaboradores, durante el 2018. “Este dato, sumado al porcentaje de renuncias, demuestra en general, que el año pasado se valoró más la estabilidad laboral y por ello hubo poca pérdida de talento top en las compañías”, opinó Guillermo Winter.

En este sentido, el estudio indagó sobre las razones principales por las cuales hubo despidos, destacando, en primer lugar, el bajo desempeño e incumplimiento de objetivos (33%); en segundo, una reestructuración de la compañía (24%); le sigue la evolución de la compañía y el replanteamiento de los perfiles requeridos (15%); y en cuarta posición que el ejecutivo dejó de ser compatible con la cultura, clima y valores (9%).

Sobre ello, Winter notó que los cargos financieros y administrativos fueron los de menor rotación durante el año. “Creemos que estas áreas no entraron en procesos de reestructuración, cuidando así a sus colaboradores que tienen un alto nivel de confianza”, comenta.

Asimismo, los gerentes encuestados consideraron que las competencias que faltaban en los colaboradores que salieron por despido fueron, en orden de relevancia, las siguientes:

  1. Responsabilidad y orientación a resultados
  2. Pro actividad e iniciativa
  3. Trabajo en equipo
  4. Liderazgo
  5. Adaptabilidad
  6. Otras

Por último, sobre el proceso para desvincular al colaborador, el 35% de gerentes afirmó que toman la decisión de despedir en base a la evaluación de desempeño; le sigue un 27%, que lo hace en base a la retro alimentación del jefe directo o equipo con quien trabaja el ejecutivo en cuestión.

A pesar de que todavía hay posiciones y perfiles donde la experiencia es primordial, los expertos de Head Hunters Perú han visto la tendencia de las compañías por apostar por los líderes de los jóvenes, los perfiles de que son más orientados a la innovación y la tecnología, y que pueden implicar una estructura salarial más cómoda para las empresas. Así se reivindica la tendencia para el 2019 en el mercado laboral de priorizar la innovación.