La experiencia es el resultado de nuestras vivencias, decisiones, logros y fracasos. Es lo que nos permite conocernos y ganar seguridad en nosotros mismos, entender a los demás, ser asertivos con nuestras decisiones y comunicación, marcar nuestros límites, adaptarnos y enfrentar los conflictos del día a día.

Por otro lado, se puede decir que el potencial está ligado a la motivación de logro, las ganas de reinventarse continuamente de acuerdo al entorno competitivo y el afán por mantenerse vigente a sí mismo y a la empresa. Digamos que el ejecutivo con potencial es creativo, soluciona conflictos rápidamente, está orientado a los resultados, es capaz de liderar equipos, es comprometido y adaptable.

La experiencia y el potencial en un perfil van a depender de la necesidad real de cada compañía. Existen casos donde las empresas necesitan, y también prefieren, personas con años de experiencia laboral o, por el contrario, profesionales jóvenes con potencial para manejar una gerencia y realizar línea de carrera.

Cabe resaltar que el ejecutivo mayor y experimentado ya ha desarrollado su potencial, y existen casos donde aún tiene la energía necesaria para seguir con éxito su carrera. Al final, como Head Hunters, más allá de la edad, evaluamos que sus competencias, trayectoria y formación hagan match con el perfil requerido, para la cultura de la empresa, y determinamos que el candidato es apto para asumir el nuevo reto.

Entonces, ¿cómo se define cuántos años de experiencia y qué nivel de potencial es necesario para la posición?

No está mal que las empresas que buscan cargos gerenciales contemplen tener un ejecutivo con un poco de cada uno, potencial y experiencia. Para esto se deben tener claro los siguientes aspectos:

1. La cultura de la organización
2. Nivel de la Posición
3. Las competencias requeridas
4. Lo que la empresa espera del ejecutivo o tiene planeado para su futuro

Y si al ejecutivo con potencial le sumamos estudios o MBA, ¿sería más solicitado por las empresas que el ejecutivo con experiencia?

No necesariamente. Antes de que un profesional decida tomar un MBA, debe haber tenido una trayectoria y experiencia laboral que le permita aprovechar al máximo lo que esta otorga. De esta forma el MBA sí agregará un valor importante, que garantice un mejor desempeño por parte del profesional.

De todas maneras, mantenerse actualizado o realizar estudios es muy importante para cualquier ejecutivo. En este sentido, el ejecutivo experimentado, que tiene la “cancha”, si bien no se anima por llevar a cabo un MBA, debe leer y estar informado.

Al final, ¿qué es más “importante” en un cargo gerencial la experiencia o el potencial?

Tanto la experiencia y el potencial son importantes. Como se mencionó, depende de las necesidades del cargo y la organización.

No podemos negar que la experiencia se gana con los logros y fracasos del día a día, es algo que no encontramos en libros y aulas. Al final el conocimiento no es más que la experiencia de otros. Por esta razón la experiencia es determinante en la “madurez profesional” de un ejecutivo y muy tenida en cuenta para altos mandos. Independiente de la edad, se puede medir con los logros alcanzados en su trayectoria laboral.

En cuanto al ejecutivo con potencial, éste debe desarrollarlo no sólo para crecer profesionalmente como individuo, sino en conjunto con la compañía.

By Headhunters Peru